Cuando el ambiente es volátil, incierto, complejo y ambiguo (VUCA), los que sobreviven no son los más fuertes necesariamente, si no los que tienen la capacidad de adaptación, es decir, contar con agilidad y flexibilidad para abrazar el cambio.